Saltar al contenido

¿Cómo fortalecer las piernas para nadar?

junio 26, 2022
¿Cómo fortalecer las piernas para nadar?

Ejercicios de natación para las piernas

Caminar y correr son excelentes formas de fortalecer las piernas. Sin embargo, con el tiempo, las piernas se acostumbran al movimiento y finalmente pueden llegar a una meseta. Esto también podría limitar tu rendimiento. Aquí tienes algunos consejos para aumentar la fuerza de tus piernas, lo que podría conducir a sesiones más largas y productivas.

Cambia de lugar – Si te encuentras constantemente corriendo o caminando en la misma pista o sendero, busca un lugar nuevo y pruébalo. Vaya a un lugar con colinas, ya que son una forma estupenda de fortalecer las piernas y añadir algo de intensidad extra a su sesión.

Entrenamiento cruzado – El entrenamiento cruzado es una forma excelente no sólo de mejorar su paseo o carrera, sino también su estado físico general. Combinar el correr y el caminar con el entrenamiento de fuerza y otras formas de ejercicio aeróbico como la natación, la elíptica y el ciclismo puede añadir variedad a su entrenamiento y puede mejorar mucho su rendimiento. Los deportes como el fútbol y el baloncesto también son excelentes para mejorar la potencia de las piernas.

Entrenamiento de resistencia – El entrenamiento de resistencia con pesas o máquinas de pesas es una forma estupenda de mejorar la fuerza de las piernas y añadir un impulso adicional a las últimas fases de la carrera y la marcha. Algunos buenos ejercicios para fortalecer las piernas son

Ejercicios de Kickboard para las piernas

El entrenamiento con pesas suele ser un tema muy debatido en el mundo de la natación. Aunque no hay una respuesta clara, correcta o incorrecta, sobre si las pesas son o no beneficiosas para el desarrollo de los nadadores, muchos programas de todo el año ni siquiera utilizan el entrenamiento con pesas. Por lo tanto, los nadadores normalmente no están expuestos a la sala de pesas hasta la universidad. Para los nadadores universitarios, el entrenamiento con pesas suele ser una parte integral del régimen de entrenamiento.

Muchos programas universitarios de natación se basan en el entrenamiento con pesas para ayudar a construir la fuerza y la potencia para aumentar el rendimiento de sus atletas. Chris Ritter, fundador de los programas de entrenamiento en línea RITTER Sports Performance y autor del libro electrónico SURGE STRENGTH, defiende el entrenamiento con pesas en un artículo sobre U.S. Masters Swimming, escribiendo que “ayuda a los nadadores a prevenir lesiones y a aumentar su velocidad al fortalecerse.”

El entrenador asistente de fuerza y acondicionamiento de Rutgers, Mike Tufo, también está de acuerdo en que el entrenamiento de fuerza es una forma de mantener a los atletas en la piscina y fuera de la oficina del entrenador. Tufto cree que “la razón principal para el entrenamiento de fuerza en los atletas es la prevención de lesiones. Los cuerpos más fuertes son menos susceptibles a las lesiones, especialmente cuando se trabajan las zonas débiles para un deporte específico.”

Los mejores ejercicios de natación

Hacer ejercicios de piernas en la piscina es una forma estupenda de tonificar, sobre todo si tienes problemas articulares, ya que es de bajo impacto todo el tiempo, a diferencia de correr, saltar o pisar en las rutinas de aeróbic tradicionales. El agua proporciona apoyo a tu cuerpo y una resistencia extra, sin olvidar que te ayuda a mantenerte fresco.

Presume de piernas bonitas y tonificadas con pantalones cortos o faldas este verano, y mantenlas en forma añadiendo unos sencillos ejercicios a tu rutina habitual de aeróbic, o hazlos como calentamiento antes de ir a nadar. También puedes probar estos ejercicios con pesas en los tobillos si quieres trabajar los músculos aún más.

Colócate de espaldas al borde de la piscina para poder agarrarte a él y mantener el equilibrio. Levanta una pierna hacia el lado tan alto como te resulte cómodo, mantén la posición durante un segundo y vuelve a la posición inicial. Repite diez elevaciones al principio, antes de cambiar a la otra pierna. Puedes variar este ejercicio para trabajar la parte interna de los muslos levantando las piernas hacia el otro lado (cruzando sobre la pierna que está de pie). No es necesario que estés en aguas profundas para hacerlo, siempre que el agua suba más de lo que puedas levantar la pierna, para asegurar la resistencia del agua durante toda la elevación.

Natación competitiva

Nadar para tonificar las piernas enero 27, 2014 0 Comentarios La mayoría de los nadadores estarán de acuerdo en que los puntos dulces para la tonificación muscular de la natación son el pecho y los hombros. Sin embargo, es posible utilizar tu entrenamiento de natación para poner en forma todo tu cuerpo. No olvides que un buen par de piernas te lleva a la piscina en primer lugar.

Además, si estás buscando unas buenas piernas pero has tenido lesiones de rodilla u otros problemas, la natación es un gran ejercicio de BAJO IMPACTO que puede darte un gran TONO y definición. Aquí tienes algunos consejos para ejercitar las piernas durante la natación.

La natación es una forma estupenda de ejercitar todo el cuerpo. A diferencia de la carrera y el ciclismo, la natación involucra a todo el cuerpo. La clave para conseguir unas buenas piernas es mantenerlas en constante movimiento. Sólo este paso puede aumentar tu tono.

Dos brazadas que realmente hacen trabajar a las piernas son la espalda y la patada de delfín. Ambas brazadas utilizan todo el cuerpo, pero también tienen una alta intensidad para las piernas. Cuando se hace la carrera de espalda, es mejor utilizar la patada de delfín para obtener el máximo beneficio de su dinero. La patada de espalda y la patada de delfín son dos grandes ejercicios de piernas porque utilizan toda la pierna para la patada. Para la patada de aleteo: recuerda que el movimiento debe provenir de los muslos y no de las rodillas. Asegúrate de que tus rodillas no se hunden demasiado. Apunta también los dedos de los pies. Para la patada de delfín: Se necesita TODO EL CUERPO para realizar eficazmente una patada de delfín. Las manos delante de ti, con las piernas juntas es la forma más fácil de hacerlo. El movimiento del látigo es ir de la nariz a los dedos del pie.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad