Saltar al contenido

¿Cómo se transmiten los valores en el deporte?

junio 24, 2022
¿Cómo se transmiten los valores en el deporte?

Valores deportivos en todas las aulas

En general, los jóvenes suelen ser presentados como personas llenas de ambiciones y esperanzas para el mundo y, por tanto, importantes impulsores del cambio cultural. El Fondo de Población de las Naciones Unidas describe bien esta expectativa sobre los jóvenes como forjadores de la cultura del futuro:

A medida que crecen en la adolescencia, los jóvenes desarrollan su identidad y se convierten en individuos autónomos. Los jóvenes no comparten las experiencias y los recuerdos de sus mayores. Desarrollan sus propias formas de percibir, apreciar, clasificar y distinguir los temas, así como los códigos, símbolos y lenguaje con los que expresarlos. Las respuestas de los jóvenes al mundo cambiante, y sus formas únicas de explicar y comunicar su experiencia, pueden ayudar a transformar sus culturas y preparar a sus sociedades para afrontar nuevos retos. … Su dinamismo puede cambiar algunos de los aspectos arcaicos y perjudiciales de sus culturas que las generaciones mayores consideran inmutables.1

El deporte es un elemento universal en todas las culturas, por lo que hemos decidido incluirlo como tema de la Brújula. El deporte es popular sobre todo entre los jóvenes; las estadísticas muestran que el 61% de los jóvenes de entre 15 y 24 años participan regularmente (al menos una vez a la semana) en actividades deportivas en la UE22. Otra razón para incluir el deporte es que éste ofrece a los jóvenes oportunidades de interacción social a través de las cuales pueden desarrollar los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para su plena participación en la sociedad civil.

Impacto del deporte

Los deportes desempeñan un papel importante en la sociedad estadounidense. Gozan de una enorme popularidad, pero lo más importante es que son vehículos para transmitir valores como la justicia, el juego limpio y el trabajo en equipo. El deporte ha contribuido a la integración racial y social y a lo largo de la historia ha sido un “pegamento social” que ha unido al país.

Los primeros estadounidenses, como Benjamin Franklin y el presidente Thomas Jefferson, hicieron hincapié en la necesidad de hacer ejercicio y mantenerse en forma promoviendo, por ejemplo, la carrera y la natación. En el siglo XX, los presidentes estadounidenses Theodore Roosevelt, Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy siguieron fomentando la actividad física.

El presidente Dwight D. Eisenhower fundó en 1956 el Consejo Presidencial para el Acondicionamiento Físico de los Jóvenes con el fin de animar a la juventud estadounidense a hacer de la actividad física una prioridad. Más tarde, el Consejo se convirtió en el Consejo Presidencial de la Condición Física y el Deporte, incluyendo a personas de todas las edades y capacidades y promoviendo la condición física a través de los deportes y los juegos. En la actualidad, el Consejo sigue desempeñando un importante papel en la promoción de la forma física y la vida sana en Estados Unidos.

¿Por qué es importante el deporte?

La educación en el siglo XXI reconoce cada vez más el papel de los valores y las habilidades sociales para hacer frente a los desafíos mundiales, como la inactividad, la obesidad, el desempleo y los conflictos. Este enfoque está en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre la educación de calidad, que aboga por las oportunidades de aprendizaje inclusivo a lo largo de toda la vida y por la impartición de contenidos innovadores.

Los programas de Educación en Valores a través del Deporte (EVE) apoyan el aprendizaje activo, complementan las habilidades cognitivas y otorgan a los estudiantes un grado creciente de responsabilidad, además de mejorar su nivel de concentración y participación.

Los programas VETS son flexibles y tienen un fuerte potencial transversal: pueden reforzar los planes de estudio existentes y pueden ser transmitidos a través de diferentes asignaturas, incluyendo la educación física, la educación cívica y moral, la nutrición, la biología y las artes.

En última instancia, estos programas ayudan a los alumnos a transferir y poner en práctica los valores fuera del entorno escolar, comprometiéndose con sus comunidades, tomando decisiones informadas, siendo sensibles y respetando a los demás y al medio ambiente. VETS contribuye al desarrollo de la confianza en sí mismo, a la elección de un estilo de vida activo y saludable, y a la comprensión de los derechos, apoyando la delicada transición a la independencia de la edad adulta.

Cultura deportiva

En general, los jóvenes suelen ser presentados como personas llenas de ambiciones y esperanzas para el mundo y, por tanto, importantes impulsores del cambio cultural. El Fondo de Población de las Naciones Unidas describe bien esta expectativa sobre los jóvenes como forjadores de la cultura del futuro:

A medida que crecen en la adolescencia, los jóvenes desarrollan su identidad y se convierten en individuos autónomos. Los jóvenes no comparten las experiencias y los recuerdos de sus mayores. Desarrollan sus propias formas de percibir, apreciar, clasificar y distinguir los temas, así como los códigos, símbolos y lenguaje con los que expresarlos. Las respuestas de los jóvenes al mundo cambiante, y sus formas únicas de explicar y comunicar su experiencia, pueden ayudar a transformar sus culturas y preparar a sus sociedades para afrontar nuevos retos. … Su dinamismo puede cambiar algunos de los aspectos arcaicos y perjudiciales de sus culturas que las generaciones mayores consideran inmutables.1

El deporte es un elemento universal en todas las culturas, por lo que hemos decidido incluirlo como tema de la Brújula. El deporte es popular sobre todo entre los jóvenes; las estadísticas muestran que el 61% de los jóvenes de entre 15 y 24 años participan regularmente (al menos una vez a la semana) en actividades deportivas en la UE22. Otra razón para incluir el deporte es que éste ofrece a los jóvenes oportunidades de interacción social a través de las cuales pueden desarrollar los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para su plena participación en la sociedad civil.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad