Saltar al contenido

¿Cuántos cilindros tiene un F1?

abril 26, 2022
¿Cuántos cilindros tiene un F1?

Potencia del coche de F1 2020

El reglamento de motores de 2022 no ha cambiado mucho desde la revisión de 2021. En 2021, la FIA ordenó que el motor V6 de 1,6 litros funcionara a 3.000-4.000 RPM más altas para mejorar el sonido. Muchos aficionados a la F1 estaban decepcionados con el ruido del motor producido por los coches actuales, especialmente en comparación con los sonidos enloquecedores de la era V8. Otro parámetro importante era, según la descripción de la FIA, “una capacidad de intercambio de motor/chasis/transmisión plug and play”.  Con el fin de simplificar la complejidad del motor de combustión interna, se eliminó el MGH-H; el MGU- K se hizo más potente con el enfoque en el despliegue manual por parte del conductor de la potencia adicional, similar a la unidad KERS que vio su luz desvanecerse con la introducción de los coches híbridos en 2014.  Para 2022, la FIA decidió añadir más componentes estándar en el sistema de combustible, así como algunos sensores adicionales para permitir a la FIA controlar mejor las unidades de potencia.  El mayor cambio en el reglamento de motores de la F1 de 2022 viene en forma de combustible utilizado. Las especificaciones actuales obligan a los coches a utilizar un combustible que contenga un 5,75% de biocomponentes. Para 2022, la cifra aumentará al 10%. Los equipos pasarán a utilizar el llamado “combustible E10”, en el que la E significa etanol y el 10, su porcentaje en la mezcla de combustible.

Motores de F1 2021

Nuestro volante de 2019 tiene un total de 25 botones e interruptores y, por supuesto, el embrague y las levas de cambio. Cinco de esos botones e interruptores cambian la configuración de los frenos del coche: el conductor puede cambiar el equilibrio de los frenos de la parte delantera a la trasera o viceversa, para optimizar el equilibrio de los frenos para una curva individual, cambiar la cantidad de frenado del motor o ajustar la migración de los frenos, que es un cambio dinámico del equilibrio de los frenos en función de la fuerza con la que frena el conductor.

Otros tres interruptores controlan el diferencial -la cantidad de transferencia de par entre las ruedas traseras- para la entrada, el ápice y la salida de una curva. El resto de los botones e interruptores tienen diferentes propósitos, desde ajustar la configuración de la Unidad de Potencia hasta cambiar los datos que se muestran en la pantalla, activar la radio o el limitador de velocidad del pit lane.

La importancia del botón depende de la situación. Si, por ejemplo, un piloto ya no puede oír a su ingeniero de carrera, el control de volumen de la radio se vuelve de repente muy importante. Si se le preguntara a un piloto qué botón le parece más importante, probablemente elegiría el interruptor “Strat”, ya que tiene un gran impacto en el rendimiento del coche.

Motores de F1

Desde su creación en 1947, la Fórmula 1 ha utilizado una variedad de reglamentos de motores. Las “fórmulas” que limitan la capacidad del motor se han utilizado en los Grandes Premios de forma regular desde después de la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad, la Fórmula 1 utiliza motores alternativos V6 de 1,6 litros de cilindrada, turboalimentados a 90 grados y con doble árbol de levas en cabeza (DOHC),[4] que se introdujeron en 2014 y se han ido desarrollando a lo largo de las siguientes temporadas.

La potencia que produce un motor de Fórmula 1 se genera operando a una velocidad de rotación muy alta, de hasta 20.000 revoluciones por minuto (rpm). Sin embargo, a partir de la temporada 2021 están limitados electrónicamente a 15.000.[5] Esto contrasta con los motores de los coches de calle de un tamaño similar, que suelen funcionar a menos de 6.000 rpm. La configuración básica de un motor de Fórmula 1 de aspiración natural no se había modificado mucho desde el Ford Cosworth DFV de 1967 y la presión media efectiva se había mantenido en torno a los 14 bares[6] Hasta mediados de la década de 1980, los motores de Fórmula 1 estaban limitados a unas 12.000 rpm debido a los tradicionales muelles metálicos utilizados para cerrar las válvulas. La velocidad requerida para accionar las válvulas del motor a un mayor número de revoluciones exigía muelles cada vez más rígidos, lo que aumentaba la potencia necesaria para accionar el árbol de levas y las válvulas hasta el punto de que la pérdida casi compensaba la ganancia de potencia por el aumento de las revoluciones. Fueron sustituidos por muelles de válvula neumáticos introducidos por Renault en 1986,[7][8] que tienen intrínsecamente una tasa creciente (tasa progresiva) que les permitía tener una tasa de muelle extremadamente alta en las carreras de válvula más grandes sin aumentar mucho los requisitos de potencia de accionamiento en las carreras más pequeñas, reduciendo así la pérdida de potencia total. Desde la década de los 90, todos los fabricantes de motores de Fórmula 1 utilizaron muelles de válvulas neumáticos con el aire presurizado que permitía a los motores alcanzar velocidades superiores a las 20.000 rpm.[8][9][10][11][12]

Potencia del coche de F1 2021

Se avecina una revolución en la Fórmula 1 en 2022 y tiene una forma… bueno, muy parecida al coche que ves en la imagen de arriba. Estas son las 10 cosas clave que debes saber sobre el coche de 2022, que cambiará las reglas del juego y cuyo modelo a escala real se presentó en el Gran Premio de Gran Bretaña de 2021.

¿Qué es lo que impide acercarse a las carreras actualmente? El efecto de la “catastrófica pérdida de carga aerodinámica” -en palabras de un ingeniero implicado en el proyecto- resultante del “aire sucio” que se desprende caóticamente de un coche líder.

Para poner algunas cifras, los estudios muestran que las máquinas actuales de la F1 pierden el 35% de su carga aerodinámica cuando corren tres longitudes de coche detrás de un coche líder (aproximadamente 20 metros, medidos desde el morro del coche líder hasta el morro del coche siguiente), mientras que cerrarse a una longitud de coche (alrededor de 10 metros) resulta en una pérdida del 47%.

El coche de 2022, desarrollado por el equipo interno de Fórmula 1 en colaboración con la FIA, y que hace hincapié en el fenómeno aerodinámico conocido como “efecto suelo” (del que hablaremos más adelante…), reduce esas cifras al 4% a 20 metros, y a sólo el 18% a 10 metros.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad